Transición

El amor viene en distintas formas, no es de extrañarse la dulce confusión que provoca la amistad con cierto grado de tensión, y por tensión por supuesto que nos referimos a la que nos electriza el cuerpo cuando sentimos atracción demasiado intensa por alguien, no obstante esta confusión está sujeta a varios sentimientos que, si bien no está en nuestra costumbre identificarlas, a la chica pelirroja se le presentó la oportunidad perfecta para empezar a hacerlo, siendo que su mejor amiga no esperaba, de igual forma, la serie de acontecimientos que se enlistan, fue una agradable sorpresa descubrir la correspondencia entre estos dos maravillosos entes.
Durante los veintiocho meses que ha durado su relación, la mujer pelirroja y su mejor amiga han compartido un gran número de vivencias, pensamientos y sentimientos, encontrando una maravillosa evolución en estos últimos, una sensación de fortaleza han encontrado la una en la otra, ese dejo de esperanza al saber que no estamos en soledad, siempre tenemos a donde voltear, a donde caer, y justamente el destino, sin menospreciar a la fortuna, las puso en el mismo camino a dejarlas laborar en el mismo lugar, donde pudieron conocerse y rozar sus corazones, el tiempo, empero, se encargó de unir a estos dos espíritus, sin contar con que un acontecimiento fuera a desbordar mares de felicidad en una simple fracción de segundo, que, si nos ponemos a pensar, esos son los momentos que inundan el alma, en donde logramos conectar el ser y el estar. Así pues, el parque frente a la oficina donde trabajan estas dos personas fue testigo de dicho acontecimiento de amor verdadero y fortísima amistad, un césped brillante debajo de un árbol es la oportunidad perfecta para compartir un cigarrillo y un sinfín de confidencias, El día está increíble, dijo la pelirroja, como para dormitar mientras el aire fresco acaricia mi piel, sin más, se acostó en el pasto adornado con los tonos más hermosos de verde, cuando su mejor amiga se inclinó sobre ella y fue un beso lo que selló lo que sería una relación eterna, llena de una felicidad que muchos podrían considerar como indomable e inalcanzable y, sin embargo, ellas se atrevieron a tocar la cima de la plenitud. Debemos explicar que un beso no necesariamente debe ser romántico en el sentido amoroso, también significa esa transmisión de sentires, pesares y vueltas de vida que las palabras no pueden describir y que, no obstante, osa ser el acto de amor más tierno y dulce que puede poner fin a un espacio y tiempo, pero que, al mismo tiempo, puede significar el inicio de lo interminable.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ida sin vuelta

Retrato de un final inconcluso

Dulce Infierno